Rusia, día 9: Coutinho es el nuevo 10

Neymar llora desconsolado. Está sentado sobre el terreno del juego. Al parecer a Brasil lo han eliminado, aunque el marcado anuncia una victoria de la canarinha 2-0. Incluso dice que él marcó un gol. Neymar ha explotado; toda la presión existente sobre el crack termina por romperlo. No es el líder que todos esperan. Lo intenta, es esfuerza, le pone ganas, pero si la vida fuese de ponerle ganas, todo sería tremendamente aburrido. Coutinho, desde las sombras, agazapado como un traidor, le ha quitado el protagonismo. Neymar está desesperado. Brasil parece segura en octavos de final y eso no parece tranquilizarlo. Neymar necesita ser estrella, y de momento, no es el que más brilla en la verdeamarelho.

Hay una pequeña paradoja en el Islandia-Nigeria. Son más los argentinos pendientes del juego que los islandeses. Los africanos, vapuleados una y otra vez por la albiceleste en mundiales, pueden ser sus salvadores. Así es el ser humano, incapaz de entender cuándo es necesario un tiro de gracia. Islandia domina, y Argentina tiembla. Por suerte, Musa se pone la capa y salva el día, para su selección y para su próximo rival, con un doblete. El 1-0 es una obra de arte: primero controla un centro a media altura de Moses, un centro de esos que solo debes ponerle el pie para desviarlo y marcar; Musa prefiere controlarlo, dejarlo tocar el césped y luego remate, una acción comparable a aquella genialidad de Dennis Bergkamp frente a Argentina en 1998. Bellas coincidencias. Después de esa fractura, el iceberg no pudo recuperarse.

Suiza, una selección caracterizada por sus goles a cuenta gota y un juego soso donde los haya, protagoniza la primera remontada del mundial. Se tragaron un cabezazo no más empezar el juego y aguantaron a duras penas durante el primer tiempo. Pero los suizos son una selección de segundas partes, esas que nunca han sido buenas. Un golazo y un contraataque a última hora parecen suficientes para estar casi seguros en la segunda fase. Porque seguro en esta vida solo la muerte, los bancos suizos, los relojes suizos y la esperanza de los argentinos.

Anuncios

Acerca de Javier Montenegro

Estudiante de periodismo
Esta entrada fue publicada en Fútbol y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s