¿Dónde está el Trono Nuclear?

nuclear-throne_

La vida está llena de absurdos, pero nada es tan absurdamente difícil como Nuclear Throne, un videojuego postapocalíptico donde la adicción te lleva a un punto de desconexión cerebral absoluta para alcanzar luego un estado de histeria, resignación, tristeza, euforia, depende de cómo reacciones a las muertes. ¿Por qué jugar algo que me irrita, que me quita el sueño, que afecta mis relaciones interpersonales? No sé, pregúntenle a un cocainómano por qué se sigue inyectando o por qué una vez limpios tienen recaídas.

Aquellos con un pasado nintendesco podrán recordar las múltiples secuelas de Megaman al pensar en videojuegos difíciles, por la cantidad de proyectiles y enemigos en pantalla, pero nada se asemeja al randomize, o aleatoriedad, algo no tan habitual en esos años. En aquellos tiempos, tanto jugabas, que llegado determinado punto aprendías de memoria la locación de cada monstruo, o peor, entrabas en un estado catatónico donde te acostumbrabas a todos los posibles escenarios, y te convertías en un ser cuasi inmortal. A mí me ocurrió con Castlevania: meses sin pasar de un nivel, y de repente, un día no volví a perder. Primero lo consideré la gracia del Señor, pero en realidad era mi subconsciente tomando decisiones a partir de experiencias anteriores. Por eso, cuando la memoria no tiene cabida en los videojuegos y dependes de la suerte, los reflejos y la coordinación entre computadora y cerebro, y tu peor enemigo es la aleatoriedad… mejor leerse un libro.

Ese es el problema de Nuclear Throne. Treinta enemigos disparando, corriendo, chillando, la pantalla llena de balas más grandes que tu personaje, la música trash a punto de tímpanos rotos, en otras palabras, caos. Atención, Nuclear Throne puede freírte el cerebro.

El argumento es sencillo. Mundo post-apocalíptico y un variopinto grupo de personajes sentados en una fogata. Un pez trovador, un pollo ninja, un científico cargado de esteroides, un triángulo con complejo de rapero, una planta carnívora, un monstruo lleno de ojos con poderes telequinéticos, un cuerpo en proceso descompositivo, entre otros. Solo los creadores pueden saber de qué hablan, pero por algún motivo, han llegado a la conclusión de que deben llegar al Trono Nuclear, ¿y destruirlo quizás? Cada uno cuenta con habilidades únicas, ya sea establecer una cámara lenta, invocar un aliado, explotar cadáveres enemigos. Pero atención, lo que parece ser un desmadre de balas en el universo de lo pixelado tiene su lógica de fondo. Cada enemigo deja caer residuos radioactivos al ser asesinados, y acumulada cierta cantidad, tienes la posibilidad de mutar: una pierna extra, dientes afilados, tripas gamma u ojos de águila. Así, te conviertes en un monstruo bien rápido, un ser radioactivo o en un especialista con armas de fuego. Incluso las tres al unísono.

La otra variable del juego para asegurar que cada partida sea diferente a la anterior es la diversidad de armas, y la necesidad de cambiarlas con frecuencia debido a la escasa munición. En otras palabras, es casi imposible seguir un patrón para lograr avanzar, cada vez debes crear un nuevo plan.

Con un guiño gigante a todo lo pop, desde una cita de Hal 9000 a un nivel secreto donde se ocultan las Tortugas Ninjas y Splinter, mutantes como los protagonistas, el juego hace una declaración de principios que se agradece: “diviértete, incluso en el entretiempo”, ¿y acaso hay algo más importante que divertirse? Sí, ganar el juego. Por eso sigo enganchado.

Anuncios

Acerca de Javier Montenegro

Estudiante de periodismo
Esta entrada fue publicada en Videojuegos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s