Subdesarrollo II

Llegas al Hospital Hermanos Ameijeiras y al buscar un elevador para subir al octavo piso, encuentro una cola tan larga como las de la carnicería cuando llega algún producto adicional. Médicos esperando su turno para subir a la planta donde trabajan o donde recogerán algún resultado. Surrealismo. Un solo elevador para las personas con sillas de ruedas y tres ancianos esperando para montarse.

Hermanos Amejeiras fue diseñado para funcionar como banco antes del triunfo de la Revolución, de hecho, la bóveda del Banco Nacional de Cuba está en el sótano; el trafico actual de personas en este sitio debe ser tres veces mayor que el planificado en un inicio. No importa, los ocho elevadores disponibles al público por cada torre deberían bastar; pero es inexplicable esa historia china de “los elevadores están rotos”, ¿qué pasa si deben realizar un traslado de urgencias?

El doctor me miró y me dijo, “no quieres estar aquí cuando hay una urgencia”. Ahora estábamos en la octava planta y debíamos subir a la decimotercera con la persona en silla de ruedas. Más de treinta minutos esperando. Una auxiliar de limpieza se pegaba al ascensor y gritaba “dos casos en el octavoooooooo”. Cuando el elevador se abrió, solo había espacio para uno.

Ese mismo doctor nos comentaba que en el día había subido dos veces por las escaleras. Otros prefieren esperar. Cuarenta minutos, una hora, todo por un elevador misericordioso que abra las puertas en su piso.

Y uno puede sonar como ingrato, pues los servicios son de primera, los médicos son excelentes, las enfermeras están pendientes de cada enfermo, pero lo de los elevadores es inconcebible; cuando a las diez de la noche uno se va del hospital, la única forma de montarse en un elevador es gritando el número del piso, como si uno estuviese en una velada de bingo. Lo más gracioso es cuando escuchas otros números a lo lejos. “quinceeeee, venticuatroooo”.

La espera es inexplicable, literalmente; ¿cómo describes el calor de un edificio con las ventanas cerradas y sin aire acondicionado? ¿de qué maneras hablas de la desesperación de un familiar ante un hecho inexplicable? Después de dos horas en este espectacular edificio, a Dalí no le quedaba más remedio que sacar su reloj y colgarlo en la primera rama para secarlo del sudor.

Anuncios

Acerca de Javier Montenegro

Estudiante de periodismo
Esta entrada fue publicada en Crónica, Surrealismo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Subdesarrollo II

  1. Dessjuest dijo:

    E acojonante que digan que un hospital no es sitio adecuado en una urgencia.

  2. Anónimo dijo:

    Este relato me dio hasta un poco de claustrophobia , no deja de ser preocupante, imaginense un enfermo con un dolor agudo esperando para subir por ese P-elevador ? Es cierto que la medicina en Cuba es exelente pero los medios de los que disponen son muy limitados, tiene esto arreglo?

  3. Anónimo dijo:

    Pero eso no es subdesarrollo, es otra cosa. Aunque ya imagino que será difícil llamar en Cuba a las cosas por su nombre y nombrar directamente a los responsables.

  4. Mar dijo:

    Me encantó ver a Dalí metido en el potaje 🙂

  5. Pingback: Subdesarrollo + humanismo | Uno de Guanajay

  6. Leticia dijo:

    Creo que es un problema de prioridad, no es ni bloqueo, ni escacez, ni la crisis mundial…sencillamente quien tiene que encargarse de eso tiene cosas “más importantes” que hacer…Los “bloqueados” en este país sobran

  7. mil disculpas por no agradecerte antes querido dess, ando con serios problemas de conexión. invitado stás a conocer la isla de lo real maravilloso… un abrazo y mil gracias de nuevo

  8. jejeje, es el calor, que da por cada cosa…

  9. Aún te debo lo del club 19…

  10. Sandriuska dijo:

    Javier, no se en que lio de hospitales y crematorios andas metido, pero te asienta el humor negro. Ahora, mira a ver si haces otra historia de las ascensoristas. De madre estar 8 horas metida en una caja de 12 personas, viendo enfermos por doquier, y aun asi, tienen tiempo de leer, dibujar, andar en un celular mediocre para los tiempos de iphone 5S que andan, en fin…eso fue lo que me quedo de mis viajes al Hospital mas grande y lindo de La Habana, y de la griteria en los pisos para que te vengan a buscar. No pueden arreglar un simple botoncito…

  11. sandrita, nada del otro mundo mi lío de hospitales. esos ascensoristas son cada personaje que mejor ni te explico, ellos están para su invento y ya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s