¡A divertirse con el reggaetón!

Este post va dedicado a todos lo llorones del género del reggaetón

Osmany García es guanajayense, aunque ahora se presente como hijo de La víbora. “La voz” era motivo de mofa en el pueblo porque daba clases de canto; pero eso cambió, ahora es uno de los máximos exponentes del género y uno de los casos más sonados de censura en los últimos tiempos. Si “El chupi-chupi” fue eliminado de los Lucas por considerarse “una falta de respeto”, ¿por qué no hacen lo mismo con las telenovelas cubanas?; eso sí es ultrajante. Pero su empeño no cejó tras el pequeño revés.

““La voz” es Frank Sinatra, ese tipo tiene tatuado en el brazo algo que no le toca” me dijo un amigo; esa es una de las genialidades del reggaetón, los delirios de grandeza sufridos por cada cantante. Pero el Osma no es el único producto del patio, también “El micha” es de la zona. Cinco años llevo escuchándolo y de pronto aparece en la última edición de los Lucas nominado a mejor cantante novel. Qué buen chiste.

Pero dejemos a mis coterráneos tranquilos. Hablemos del género. “La voz” no es el único que luce con orgullo su autoimpuesto sobrenombre en el antebrazo. Tenemos a William “El magnífico”, rey del peróxido; este individuo es otro de los dioses de los jóvenes. ¿William o Justin? Elija usted. Uno de los éxitos más recientes es “El yonki”. ¿Su disquera? Celulamusic, mejor nombre imposible, pues eran cinco gatos grabando en un cuarto; también implantó una moda con el pelado, ellos están en todo. “Agua salá, agua salá”. Debemos reconocerlo, los temas tienen una pegada increíble.

Así es el mundo del reggaetón, estate arriba de lo último, cada vez que puedas decir “eso ya está pasa’o de moda” te ganas una pila puntos y cuando esté sonando un tema, si no eres bueno en el bailoteo, mira para el techo, mueve los hombros y simula que te sabes la canción.

De nuevo con los antebrazos, ahí está “Chacal”, el que se reporta solo. ¿Qué significa eso? Él y Yakarta se ponen tristes cuando llega diciembre, yo cuando ponen la canción una y otra vez a menos de cien metros de mi casa; por un problema religioso, toda la música de “El rumbo” (centro de recreación muy visitado por los guanajayenses) entra en mi hogar. La iglesia provoca una suerte de rebote en sus paredes y todas las ondas acústicas entran por mis ventanas. Ya saben por qué estoy al día; eso y algunas escapadas nocturnas a reggaetonear.

El mejor bolígrafo de la República es un “Insurrecto”. Sus letras son las mejores, ¿no? Eso lo podemos ver en… bueno, Cerro Cerra’o es una buena canción. Les soy sincero, más allá del chucho, creo que el reggaetón es un reflejo fiel de la sociedad, muchas canciones son (opinión personal) crónicas sociales espectaculares, y quizás sea una de las primeras fuentes donde beberán los antropólogos en un futuro para descifrar nuestra caótica cultura cubana (¡Ño! ¿Yo escribí eso?).

Los sobrenombres son lo mejor, ahí están “La dictadora”, “Los Faraones”. Si el periodismo no se me da bien, fundaré “Los bellacos perreadores”.

¿Y en el exterior? Los extranjeros también se ponen contra el tráfico. El reggaetón latinoamericano es lo último, o sea, lo primero. Ahí sí hay calidad: apodos ingeniosos, letras realistas y muchas, muchas historias de vida. Pregúntele a “Aventura”. Por suerte, no todos son tan llorones como ellos.

Pero lo que más me jode del reggaetón son sus detractores. A mí no me gusta en general, escucho algunos grupos y canciones de manera esporádica, excepto Calle 13 que es un vicio, pero no me considero un fan del género. No lo ataco, pero esa no es la actitud habitual de las personas. Lo mismo un anciano de setenta que un esnobista de quince dan los argumentos más risibles de la tierra. A mí me choca su vulgaridad, no la de su lírica, sino los bailes, pero, ¿qué sé yo cómo deben bailar? ¿Cuál es límite de lo correcto, lo juzgable y lo inadmisible? Somos nosotros los que trazamos esos límites, y es hora de correr la línea y dejar la bobería, el elitismo, el complejo de superioridad. Una vez el padre de un amigo me preguntó por qué no ponían a Lecuona en la discoteca. “Agua salá” para él. Cierto, no respetan normas básica de educación y disparan la música a todo volumen, pero no solo los reggaetoneros; no sé ustedes, pero para mí no hay nada más terrible que un P-5 a las cuatro de la tarde con los éxitos de Álvaro Torres reventando las bocinas; al parecer, a cada chofer se le hace entrega de un casete del cantante salvadoreño.

Dice Gardel que 20 años no son nada. Si tanto nos gusta citarlo, ¿por qué no esperamos ese tiempo para saber si realmente el reggaetón es bazofia o si es buena música? No vale la pena atacarlo. ¿Vulgar? Sí, al igual las caderas de Elvis en su momento. Dejemos el elitismo y menea, “sino tienes cuerpo menea las ideas, por Dios, menea, menea lo que sea”.

Anuncios

Acerca de Javier Montenegro

Estudiante de periodismo
Esta entrada fue publicada en Comentarios, Guanajay, Música y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a ¡A divertirse con el reggaetón!

  1. elpidio valdes dijo:

    javier, no estoy en contra de nada de lo ke dices, yo tmbn tengo mucho ke criticarle al reggaeton/reguetón y a sus “maximos exponentes”, lo ke si creo ke como “futuro periodista” hay normas y reglas ke debes respetar a la hora de escribir algo como esto. La primera es investigar, el tema “el yonki” no es de William el magnifico, esto solo pr mencionar un ejemplo. Ademas debes mantener un hilo en tus ideas, no escribir lo primero ke te pase pr al mente y menos en el orden en ke va apareciendo, recuerda ke del lado de aca del monitor hay gente leyendo y tratando de entender lo ke escribes, ke mas o menos suena como una de las canciones de reggaeton ke tanto criticas. Sobre estos temas ya s mucho lo ke se ha hablado, otro pekeño ejemplo: “La educación sentimental” pr Leonardo Padura…..
    asi ke amigo valido el tema, malo el enfoke…….

  2. En ningún momento dije que “El yonki” era de William el magnífico, las oraciones están juntas, pero no relacionadas. No estoy criticando el reggaetón, y sí, esto está escrito como una canción; no critico el género, le doy chucho, no es lo mismo. El texto que señalas de Padura defiende el reggaetón, no lo critica. Padura deja abierta una ventana para que entendamos el momento musical del reggaetón. Y sí, estudio periodismo, pero eso no es lo que vas a encontrar en este blog. Saludos y gracias por tus observaciones.

  3. Maite dijo:

    Mira Javi lo q estaba escribiendo justo aquella noche donde dimos chucho al tema de los TT http://mibrujula.blogcip.cu/comunicacion/2012/05/playa-playa%e2%80%a6-piscina-piscina/

  4. izmatopia dijo:

    Calle 13 no hace reguetón, para nada aunque tienen algunas canciones que si llevan ese ritmo.

    A mi no me molesta lo vulgar pues Calle 13 es muy vulgar, lo que me molesta es lo vulgar descerebrado, no es lo mismo. Si escuchas canciones e Calle 13 como “Suave”, “Se vale to-to”, “Mala suerte” o “Hormiga Brava” verás que tienen vulgaridades de punta a cabo pero son vulgaridades que van, que llevan un mensaje y que aportan a la canción. Además, todos sabemos que René usa ese lenguaje para mofarse de todo, todo se lo pasa por los co*ones…

    También me gustan Don Omar, que últimamente también se despega del reguetón, Wisin y Yandel y alguno que otro que saca alguna cancioncilla que se puede bailar. El baile es lo mejor que tiene el ritmo y si es música, lo que pasa es que se ha llevado a ser música de protesta, de faltas de respeto, de tiraderas, de chanchullos. Generalmente los reguetoneros usan su “arte” para sacarse trapos sucios como las jebas en vez de partirse la cara como los hombres si tanta picazón tienen.

    A mi me gusta Calle 13, adoro a Calle 13 y bailo reguetón. Que es un fenómeno socio-cultural que refleja lo jodida que está la sociedad actual?? SI!

  5. Anónimo dijo:

    Concuerdo con la muchacha que esta arriba ( en los comentarios claro) aunque no me gusta calle 13. Vulgaridades ok pero para decirme algo, se lo digo a todo el mundo el arte para ser entendido así tienes que expresar algo generar sentimientos, pensamientos crear asociaciones que nos remitan a algo. Yo te confieso escuche mucho regueton por aquella época en que nadie sabia aun como se escribía, pero los reguetoneros no se tomaban en serio como yo tampoco me tomo en serio cuando bailo en una disco, lo triste de ahora es que ellos se creen los mejores, lo mejor de la música cubana. Coño eso da risa y lo triste no es que se escuche regueton, aunque a mi criterio el regueton no esta hecho para escuchar si para bailar, lo triste es que mayoría de las personas que escuchan regueton no escuchan mas nada ni conocen de mas nada. Eso es triste que el regueton sea fomentador de la idiotez. Y porfa no se como puedes comparar a regueton con el ROCK and ROLL creo que mas que 20 años esperaras toda la vida.

  6. Juan Camilo dijo:

    A el anonimo soy yo javico, Juan camilo, es la falta de costumbre de comentar en los Blogs.

  7. Anónimo, la vdd yo no soy el gran defensor del reggaetón, pero hay que darle margen a la duda. No creo que este género fomente la idiotez, la idiotez está fomentada por otra cosa a la que prometo dentro de muy poco dedicarle un post. Es triste ver cómo esas personas solo consumen esta música, pero no creo que ni ellos ni los “artistas reggaetoneros” sean los culpables, esto es solo la punta del iceberg. Incapaz comparar el Rock and Roll con esto, solo pongo un ejemplo de escandalización con algo que veneramos y algo que nos irrita. Lo de los 20 años… no nos queda más que esperar.

  8. Sarah dijo:

    A los Ps tmb les reparten Grandes Éxitos de Marco Antonio Solís. Hay una competencia entre él y Alvarito.
    Por lo q entiendo el reguetón ni te gusta ni lo atacas, probablemente lo bailes mal pero te gusta q otros lo bailen, no lo criticas pero te burlas de sus cancioncitas, nombrecitos de exponenticos…Ummmmmmm. Creo q aunq la escondas, meneas la posición 😉 🙂

  9. buenísimo!! ya lo firmé por decreto: no me vuelvo a perder de tu blog…

  10. gracias Leydis, un placer tenerte por acá.

  11. Sarah, eso es exactamente lo que dije, no hay secretos en eso. 😉

  12. Elisandro dijo:

    Yo lo único que muevo es la mandíbula mi hermano ja ja, pero igual digo: ¡Viva el buen reggaeton, el que denuncia, el que hace pensar, el que alegra la vida! pero ABAJO, BIEN ABAJO el reggaeton con letras sexistas, que menosprecia a nuestras mujeres, las insulta y las hace ver como meros instrumentos de los hombres, el que intenta traer (si no es que yo lo hizo) al arquetipo de hombre de las cavernas y lo coloca como ejemplo a seguir por los jóvenes, ese más que censurarlo debieran eliminarlo de todos los espacios. Gracias x el tema Javier, es un placer estar por aquí.

  13. el placer es saber que alguien te lee. gracias por pasarte Elisandro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s