¡Ay, los grandes! (o disertación entre paréntesis)

El último juego del Barça en la Champions no me parecía real. Más bien era como ver un capítulo de Capitán Tsubasa, serie animada japonesa donde la selección de fútbol nipona gana todos los títulos. Serio, 2-0 arriba los culés, la piedra angular de la defensa inglesa se auto-expulsa, el otro defensa central se lesiona, vamos, quien haya pensado en ese momento (en el segundo gol) en una posible remontada “blue”, que busque la bola de cristal y se dedique a jugar a la quiniela.

Primero el Ramírez (malo como él mismo e inexplicablemente internacional con la canarinha) define con una vaselina a lo Lionel Messi, luego el argentino cumple con una de las máximas más grandes del fútbol (porque solo los grandes fallan penales en esos momentos) y estampa el balón en el travesaño ante la mirada impasible del tanquista (qué apodo más ridículo por llevar una protección. Ténganlo presente, genialidades como esa te llevan a comentarista deportivo); además, el portero checo era una araña, dio “chapa” a los disparos blaugranas una y otra vez.

Pero ahí no termina la jarana. Fernando Torres (que no le marca un gol ni al equipo de Cangrejera) le dio la última estocada al dragón (o como quieran llamarle, pero vencer al Barça es como matar un unicornio, imposible (porque no existen), o al menos eso piensa la gente (lo de vencer al Barça, porque los monstruos mitológicos no existen, aunque algunos no lo crean)). Sí, el mismo Torres que falla goles a puerta vacía marcó esta vez después de regatear a Valdés y de ver como un desesperado Mascherano (¿sabías que Mascherano no es defensa central Pep?) corría corriendo a todo correr ante un inalcanzable “niño”.

Pero (sí, pero de nuevo) aún hay más: cuando Tello entró, Arbeloa le envió un tweet a Di Mateo: “siempre corre a la banda, no hay peligro” (qué humillante). Y Puyol de centro-delantero (parado en el punto de penalti), ¿para esto vendieron a Zlatan? ¿Y Eto´o? ¿Tampoco era necesario? (no necesitamos delanteros, somos el equipo que más toca el balón, inventaremos el nuevo fútbol, donde las victorias se darán al equipo qué más tiempo posea el esférico).

¡Gooooooool anulado! (a que gritaron como unos locos con el 3-1) ¡Palo de Messi! (y volvieron a gritar, pero esta vez de angustia) ¡Gol del Chelsea! (en ese momento solo pusieron cara de poquer). ¿Qué hacía el camarógrafo? ¿Quién le dio el pase al ex-Atlético (nunca mejor dicho)? De pronto el “niño” estaba solo en campo catalán, como si fuese un espejismo. El resto ya lo saben.

¿Apagaron el televisor? Hay que perder con dignidad. Pero me alegro (una alegría llena de dolor) de la derrota (y que conste, soy culé), ahora se acabará la jodedera con el Barça, y toda la gente hablando boberías sobre el mejor equipo del mundo. Y ojalá el Madrid gane, para que la horda de fanáticos del equipo de turno se vaya con los blancos, y los hinchas de Messi, Xavi e Iniesta no cambien de escudo como de “repa” para “miki”. Y también me alegro (el principal motivo de la necesaria derrota) por Guardiola, para que abra los ojos y le diga al presi que los millones de Qatar Foundation son para fichar delanteros y defensas, y que los muchachos de La Masía hay que dejarlos madurar.

Anuncios

Acerca de Javier Montenegro

Estudiante de periodismo
Esta entrada fue publicada en Comentarios, Deporte, Fútbol y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¡Ay, los grandes! (o disertación entre paréntesis)

  1. Bene dijo:

    Te liaste con los parentesis…fuera de eso: buen post. Aunque ya yo habia oido todo eso ayer. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s