Compilación del caos televisivo (Vol. I)

Los dibujos animados son como cicatrices. Los muñequitos rusos están adheridos a nuestras memorias, junto a los clásicos de Disney y a otras producciones norteamericanas; también tiene un huequito algunos mangas, esos dibujos japoneses que en ocasiones solo entiende el crador. ¿Recuerdan “El pájaro de fuego”? La ponían dos o tres domingos al año en las mañanas, y jamás logré entenderla. Pero ese es un trauma diferente y no tan preocupante.

“El cine y la televisión embrutece”. Suena retrógrado ¿será cierto? Si hablamos de la gran pantalla son pocos los ejemplos. Superman se quita las gafas, se pasa la mano por el cabello, se pone el traje y nadie lo reconoce. Los pobladores de Metrópolis son medios tontos, ¡solo se quitó las gafas! Es el mismo Clark Kent del periódico. Una total falta de respeto. Barbaridades así se ven en el cine, pero uno las deja pasar, si somos capaces de notarlas, no nos contagiarán. Al menos eso creemos.

Pero eso no ocurre con los niños y los dibujos animados. ¿Alguien alguna vez se peguntó por qué The Flintstones celebran las navidades? Pedro Picapiedra y Pablo Mármol celebraban el nacimiento de Cristo. Después nos horrorizamos cuando nos cuentan de un niño que explica a su profesora cómo los neandertales asaban mamuts para el 25 de diciembre. Eso es un ejemplo macabro de lo que pueden hacer los dibujos animados, y de las secuelas que dejan en nosotros.

¿Recuerdan a Voltus V? Tremenda pegada tuvo la edición cubana de la serie. Cuando conozco a un Esteban, solo pienso en “vamos a, ¡unirnos!”. Pero este manga  es otro ejemplo de pifias. El robot siempre liquidaba a sus enemigos con la famosa espada laser. Después de agotar todos los recursos, se colocaban las manos en el pecho y gritaban el nombre del arma y ésta surgía de la nada. Voltus V debió morir en el primer combate. Coloque sus manos en el pecho, como si agarrara la empuñadura de una espada. Si en este momento apareciera una espada en nuestras manos, la hoja atravesaría nuestras cabezas. Eso nunca le pasó a Esteban, Juanito y Berto.

Y antes de sacar la espada laser, empleaban las “estrellas ultramagnéticas”. No eran magnéticas, sino ul-tra-mag-né-ti-cas. ¿El robot era de plástico? ¿De madera? Jamás se le quedó pegada una estrella de esas. Las dos debieron estrellársele en pleno rostro; pero así es la vida, perdón, los muñes.

Godzilla. Otro ejemplo de tontería extrema. Además de que en esta versión el monstruo era bueno, siempre aparecía donde estuviese el barco. ¿Taiwan? Ahí estaba. ¿U.S.A.? Ahí estaba. Siempre creí que él vivía cerca de las costas japonesas. Y mejor no mencionar cómo salía del agua la lagartija acuática. El mar siempre le daba por los tobillos. Siempre. ¿Cómo uno se sumerge en un sitio donde el agua tiene la profundidad de diez centímetros? Imposible. Y después se lanzaba a las profundidades del mar a combatir langostas mutantes. O se peinan o se hacen los papelillos.

No dejen a sus hijos ver televisión, parecen inofensivas caricaturas, pero no los son. Que lean, que lean a Salgari. ¿Alguien contó cuántas balas y heridas de armas blancas recibió Sandokan? No, mejor lean a Verne. Él no estaba tan loco, solo veía el futuro.

Anuncios

Acerca de Javier Montenegro

Estudiante de periodismo
Esta entrada fue publicada en Animación, Arte, Cine, Crónica, Televisión y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Compilación del caos televisivo (Vol. I)

  1. jajajaja, ta bueno eso… de todas formas guardo muy buenos recuerdo de los muñes, de Voltus V de aquella pelicula q nos ponian cdo teniamo 7-8 años, no las versiones que pusieron hace poco. todavia escucho la cancioncita de cdo se estan uniendo y me gusta.paranpanpapan—pa-pan.
    jjeejej
    me encantaban los de la familia q vivian en el espacio, coño q no me acuerdo del nombre ahora, los de robotina, ….bueno nada, esos. nunca, por ejemplo, fui muy fan a los picapiedras.
    y por supuesto, elpidio valdes, lo mejor de lo mejor pa mi, despues de eso no hay muñe mas grande en nuestra generacion…seria interesante un trabajo sobre qué muñe representa realmente algo en los niños de hoy.

  2. Bene dijo:

    A ver Javico lo que planteas es real, pero no es del todo contraproducente…mira el caso tuyo, conoces al dedillo cada uno de los detalles de estos animados y aún así te nos has convertido en un flamante periodista con atinado ojo crítico. Entonces no hacen tanto daño?

  3. esa es fácil, Ben 10, las Wynx, están muy mal nuestros chicos, jejejejejejeje

  4. Bueno, eso lo dices tú, yo no estoy muy convencido aún. Y no te me hagas el listillo, que tú conoces también casos al dedillo… de Outliers ¿se escribe así?

  5. albita dijo:

    No puedo parar de reirme. Estuvo bueno este, Javier. Realmente todos esos “muñes” nos marcaron, solo mira el sentimiento que le ponemos a sus canciones cada vez que las cantamos.
    David: los del espacio son los Supersónicos

  6. marcados es poco. Fuimos traumatizados…

  7. izmatopia dijo:

    “Cuando conozco a un Esteban, solo pienso en “vamos a, ¡unirnos!”.”

    jajajajajajaja! la carajada llegó a la recepción!

    muy bueno flaco, gracias por analizar y hacernos reír con tus letras!

  8. Anónimo dijo:

    Estos eran los buenos, que tal “deja que te coja”, esa musiquita que todavia me molesta en la cabeza.

  9. una melodía inolvidable… por desgracia

  10. Me encanta tu sentido del humor, lástima que no comparta tus criterios. Hablando de Voltus 5 te cuento que marcó mi infancia, es cierto que tiene gazapos, como también lo tiene la Película de la Guerra de las Galaxias. Ese muñequito japonés (llamado anime) transmite muchos valores importantes y realmente conmueve hasta a el más inamobible. Estamos conscientes de que si se realiza un producto televisivo que respete los conocimientos de la ciencia, los adultos lo aceptaríamos mejor, pero no debemos esperar (y mucho menos en los niños) de que un animado hecho para entretener, despertar la imaginación y hacernos reír, cumpla con la lógica de un adulto culto. O si no reflexiona sobre que pasaría si vez un caballo volando, quien se sorprendería más, un niño o tú?

  11. mira, yo vi más de 100 veces Voltus V, y defiendo hasta cierto punto el anime (siempre y cuando no me caiga en los chistes tan indeseables de Bleach y Naruto). Cada uno de los dibujos animados a los que les doy chucho yo los disfruté. La idea del post es divertirse un rato, no atacar ni nada por el estilo. Los dibujos animados no están para ser estudiados, pero me juego que después de leer esto sonreiste; esa es la idea. No te lo tomes en serio. Es solo para quemar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s