Palabras mágicas

La prensa puede crear estados de opinión, al menos eso dicen los especialistas; después de la experiencia norteamericana del 11 de septiembre, y de ver cómo la prensa estadounidense manejó a la opinión pública y cómo esta, años después, se sintió engañada, puedo decir que sí, nosotros los periodistas somos unos malditos manipuladores; no exactamente, nosotros somos los hilos de estas marionetas. Pero en Cuba es diferente; yo no puedo saber si en otro país ocurre igual, mi experiencia es como cubano: los medios crean aversión hacia algunas palabras.

Desde hace unos años, reflexionar se ha convertido en un verbo exclusivo del Comandante Fidel Castro. El resto de los cubanos no puede reflexionar, y no porque sea una política de estado ni mucho menos, sino que nuestros medios de comunicación no usan la palabra en otro contexto; nosotros, con los oídos en la radio y los ojos en la prensa, nos limitamos a seguir el ejemplo de nuestros periodistas. Si le decimos a un amigo “voy a reflexionar sobre el tema”, una mirada inquisidora, o varias, se encargan de decirte “no uses esa palabra”.

¿Y la guerra mediática? ¿Ustedes tienen idea de cuántas personas se (me) preguntaban en la calle qué era la guerra mediática? A pesar del desconocimiento, se asquearon. Todos los días era noticia un acto de repudio contra la guerrita esa, no teníamos idea de dónde se llevaba a cabo, pero era contra Cuba, y eso no podíamos permitirlo. Al final desaparecieron los titulares de los medios y ese enfrentamiento bélico sigue siendo un misterio.

Si hay una palabra que yo relaciono con maldad es Imperialismo, con mayúscula. Nada que ver con doctrina política. Yo creo que le hemos cambiado el significado, y cuando digo hemos, me refiero a los periodistas. Nuestro “enemigo” no es el gobierno norteamericano, sino el Imperialismo. Hay que enfrentarlo, combatirlo y vencerlo. Suerte con eso.

¿La zafra? ¿El sobrecumplimiento? ¿El bloqueo? ¡Por dios! Embargo económico, que bloqueo puede referirse al deporte (ya sea básquet o volibol) o a una operación militar. Si alguien sobrecumple un plan en Cuba es visto con la misma mirada inquisidora que cuando reflexionamos. Quizás en España los zapateros estén en el mismo caso que los sobrecumplidores cubanos, pero sin discusión, nuestros medios han destrozado el significado de muchas palabras.

Anuncios

Acerca de Javier Montenegro

Estudiante de periodismo
Esta entrada fue publicada en Comentarios y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Palabras mágicas

  1. Maribel dijo:

    Me encanta tu forma de escribir y me parece muy valiente
    ¿Que piensas del amor? De la forma de verlo en Cuba?
    Saludos Maribel

  2. Muchas Gracias.
    La vdd no creo q el amor sea especial en Cuba. Sin dudas es mágico, pero no me parece q vivir en esta isla maravillosa influya en nuestras historias

  3. izmatopia dijo:

    la palabra que más cambiado tiene el significado en Cuba es “Revolución”, so…

    qué más quedará para cualquier otro vocablo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s