Con Buena fe todo se logra

El último jueves de cada mes se realiza la peña Atrapando espacios en la Facultad de Comunicación de la Habana, donde algún trovador descarga con los estudiantes y entre canción y canción se lanzan unos papelitos, llamados el correo, que revelan cualquier tipo de reflexión fuera del envase de los comunicadores.

Pero en esta ocasión no sería un trovador el invitado de la peña, sino el dúo más popular de Cuba, o al menos eso creo yo. A mí no me gusta Buena fe, es una cuestión de gusto y no me atrevo a decir en ningún sitio “son malos por esto o aquello”; pero, las características de mis compatriotas y su amor por esta dupla del momento, me animó a regresar a la peña después de muchísimo tiempo.

Caminata habitual hasta la vieja casona y… ¡sorpresa! ¡Qué pila de gente afuera! ¿Estarían estrenando una película del Festival de Cine en la facultad? ¿El rey del pop en concierto? ¿Especial “From the grave”? No, nada de eso. El viento no solo esparce el polvo en todas las direcciones, en especial cuando uno está barriendo; las noticias de la farándula son como partículas minúsculas arrastradas por la más leve brisa y gracias a esto la Facultad de Comunicación estaba abarrotada. No tuve problemas para entrar, a pesar de no ser popular casi todos me conocen. No hay otro melenudo como yo.

A la cafetería, lugar seleccionado para la descarga, no le cabía un pelo de rana. Ahora los comunicadores somos los más fanáticos de Buena fe; un calor de muerte, la gritería a la orden del día y los músicos con los ojos fuera de las cuencas por la cantidad de estudiantes, y no estudiantes. Dos minutos de canción, no se oía ni hostia, intentos fallidos de seguir el ritmo por parte del público y una frasecita lapidaria: “esto es una mierda así, dennos una hora y traemos nuestros equipos”.

¿Qué ocurrió después? Surrealismo cubano. Cancelado el concierto porque el estimado estudiantado no se podía mover dos metros atrás. Unos mostraban que la guapería es un arte, otros tapizaban esas actuaciones, en fin, las masas exacerbadas pueden ser muy peligrosas, incluso en un país tan pacífico como Cuba. Me senté un rato en la Avenida de los Presidentes para ver cómo se diluía la multitud, pero pocos tomaron esa decisión. De pronto llegaron Israel y Yoel, y todo el mundo a buscar la foto con los artistas. Ellos, de buena fe, se opusieron a la cancelación de la peña.

No es necesario expresar todo lo escuchado mientras preparaban una vez más el audio. Las culpas para el organizador, que nunca queda bien a pesar de las buenas intenciones; o para la indisciplina social, uno de los facilismos más grandes existentes; o para los músicos, ni idea de por qué, pero de seguro alguien les echó la culpa. Quienes decían “esto deberían suspenderlo”  terminaron en primera fila saltando como locos. Quienes se reían de las fotos abrazados a Israel se tomaron una con Yoel. Y por supuesto, quienes partieron raudos y veloces tras la suspensión, aparecieron de la nada y se incorporaron a la magia del momento. Una declarada fan al grupo se acercó a preguntarme cuáles eran los nombres de ellos; me encogí de hombros, ¿qué más podía hacer?

No sé si hubo concierto, si estuvo bueno o malo o si terminó como la fiesta del Guatao. Me fui cuando todos entraron; ya lo dije, a mí no me gusta Buena fe, pero el surrealismo cubano es bello.

Anuncios

Acerca de Javier Montenegro

Estudiante de periodismo
Esta entrada fue publicada en Arte, Crónica, Surrealismo y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Con Buena fe todo se logra

  1. Ana Luisa Belarde dijo:

    Pues debo decirle señor melenudo de Guanajay: fue mágico lo que allí paso. Se lo perdió ya no porque no le guste Buena fe, sino por esa costumbre que tienes tan “sana” de juzgar a todos y a todo con la varita de la perfección sin hacer nada por conquistarla, que tienen los de tu especie. La verdad que al ver a los artistas, grandes por cierto, (aunque respeto que no te agrades sus canciones) cargando bafles y preocupados porque un grupo de jóvenes, que no le pagarían de otra manera que no fueran aplausos, se metieran casi dos horas de calor cantando y compartiendo ideas, fue bello. Fue mágico. Fue perfecto. A mi Buena fe ni fu ni fa…hasta ese día. No sé porque los había dejado de escuchar, quizás la prisa, las complicaciones… pero desde ya, los admiro profundamente.

  2. jo, pero me has disparado con todos los hierros!!! y el que a hierro mata a hierro muere!!! jajajajajaja. ya lo dije, nada personal con Buena Fe, sencillamente no me agrada. Lo escrito anteriormente no tiene nada que ver con el duo, sino con toda la algarabía que forman los cubanos, nosotros, por cualquier cosa. No los juzgo a ellos, me divierto con nosotros.

  3. CÉSAR dijo:

    INTERÉS POR OTRO TEMA: ¿YA SE INICIÓ LA LABOR DE RESTAURACIÓN EN EL TEATRO VICENTE MORA?…
    OJALÁ PODAMOS SER TESTIGO DE SU PRIMERA FUNCIÓN.
    UN SALUDO.

  4. mira,no estoy muy claro, pero creo q con la división de la provincia se detuvo la restauración. Creo q los recursos eran necesarios en otras partes, pero igual puedo estar equivocado y este detenido por otros motivos. La vdd es q no lo sé.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s