El topo que horroriza

Después de leer una crítica de Pérez Betancourt, y escuchar el consejo de un profe de la facultad, me aventuré con mi amigo de cine, Rafa, a ver el último estreno cubano: La guarida del topo. Soy muy escéptico con las películas cubanas, estoy harto de los chistes facilistas y la explotación de nuestras desgracias como fuente inagotable para contar historias huecas, donde lo único que se pretende es reflejar una supuesta realidad.

Llegamos bien temprano al Yara, uno de los cines insignias de este país; no me queda claro el por qué luego de disfrutar de un film donde audio y sonido estaban desfasados. Antes de entrar, mezclé café con uno de los maravillosos refrescos de cola fabricados en nuestro país para combatir el sueño, un aliado ineludible del estudiante universitario; aunque no fuese una buena película, el sueño no iba a vencerme. A las 4 y 30 de la tarde se encendió el “reflector”.

Yo no soy un especialista en cine, solo un aficionado que disfruta el consumo del séptimo arte. Dos cosas me agradaron mucho de un inicio, fotografía y actuaciones; a ritmo mortalmente lento intercambiaban miradas los protagonistas y alguna palabra; claro, aunque sea en una sola noche, el sexo (¡por fin no explícito!) hizo acto de presencia.

Una baldosa suelta robaba a cada momento una gran cantidad de planos y varios gazapos, o elipsis espeluznantes, se sucedían una tras otra. Un aguacero los atrapa y solo se les moja la cabeza y Néstor Jiménez entra a una habitación en camiseta y chancletas y un segundo después sale con camisa y zapatos. Demasiados apuros.

Y de pronto, en el punto clímax del film, la escena donde todo debía tomar un nuevo rumbo… ¡horror! Rafael Lahera saca un traspié con la baldosa suelta y en 60 centímetros cuadrados cabecea de manera espectacular la esquina de la mesa de noche y cae fulminado. Pero no una secuencia al estilo de Zack Snyder, con cada detalle de la caída; solo el traspié y la muerte. Muy burdo.

Lo sé, estoy comentando la película, casi narrándola, pero necesito emprenderla con este maldito topo.

Se deshacen del cadáver y todos felices. Unos espejuelos delatores intentan cambiar los planes pero nada grave. El agente de la ley Julio Rodríguez realiza una entrevista de rutina a Daniel (nombre del protagonista) y todo sin problemas. ¿Olvidé decir que el protagonista era una suerte de excavador de túneles? No se preocupe, hasta este momento no era importante.

Cinco meses después de los hechos, el Dany descubre que bajo su casa existió en los tiempos de la Atlántida un laberinto donde vivía una bestia que chillaba. Y nuestro héroe, con sus herramientas de trabajo se lanza al rescate de un gallo raptado. El especialista en túneles, vanguardia nacional, no encuentra el camino entre tantas galerías, y en un acto de virilidad suprema, se niega a regresar por donde regresó. Uno puede realizar cualquier horror a la hora de filmar, mientras esto funcione todo está justificado; pero esta especie de viaje espiritual se queda bien abajo.

Pero lo mejor está por llegar. Adiós Dupín, Sherlock y Poirot; el investigador policial Julio Rodríguez tiene una nueva conversación con el excavador, y tras una leve presión lo hace confesar. ¡Una sola visita necesitó para resolver el caso! ¡Y ni siquiera entró a la casa! El nuevo héroe policial cubano supo incluso que una eyaculación le bastó a Néstor Jiménez para dejar embarazada a Ketty de la Iglesia antes que ella lo supiera. Ustedes me perdonan, pero si yo fuese este topo, pasaría el resto de mis días seis pies bajo tierra.

Anuncios

Acerca de Javier Montenegro

Estudiante de periodismo
Esta entrada fue publicada en Arte, Cine, Crónica y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El topo que horroriza

  1. Maribel dijo:

    Me gusta mucho tu redacción maribel

  2. Hermano que te puedo decir, solo reiterarte la invitación a realizar el spot promocional de Julio Rodríguez, el policía enchaquetado. Abrazos
    PS. Mi teoría es que Rafael Lahera murió por el susto del tropezón, pero bueno, yo no soy tan buen detective como Rodríguez.

  3. Gracias maribel.

    Rafa, qué te puedo decir??? te embullas a hacer eso conmigo? la trilogía de Julio Rodríguez???

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s