Volando sobre el mar

KitesurfistaEs un poco triste estar en Varadero y no poder disfrutar del mar debido a la bandera roja; sentarse en la arena, ver las olas recorrer un mar grisáceo y mojar tus pies es sinónimo de una invitación a bañarse. Pero ahí estaba el salvavidas, listo para sonar el silbato al menor intento de invadir el mar. No sé cómo se las arregló el chico del cometa para evadirlos.

Siempre he visto en el cine a los surfistas, jóvenes y con sus abdominales como cartón de huevos, más preocupados por sus looks y las chicas que por montar una ola; así que cuando choque con uno entrado en años, y con una pequeña barriga, se rompió el arquetipo. Aquel hombre practicaba Kitesurf (kite, cometa en inglés), bastante entretenido para quien tiene la oportunidad de estar tan cerca por primera vez.

Unos arreos lo sostenían al cometa y con sus manos se aferraba a unas asas que le permitían dirigir la tabla sobre el agua. Sentí envidia de no ser yo quien se deslizara sobre el mar. “Milagro nadie se ha ido para Miami en uno de esos”, me comentó un muchacho que miraba interesado. “¿Quién sabe? Quizás alguien sí se haya ido”, le respondí; “Na’a, eso hubiera salido en Univisión”, un poco asombrado le pregunté si él tenía dónde ver canales de “afuera”. Me miró con mala cara y se apartó de mí. Ambos seguimos disfrutando de la novedad.

Sin síntomas de aburrimiento y montado sobre la tabla, recorría las mismas distancias una y otra vez; en ocasiones se levantaba hasta dos metros sobre el mar, caía y seguía surfeando sin perder el equilibrio. Era evidente la fuerza que realizaba con sus brazos para mantener el control del cometa; por algún motivo, mientras lo veía, recordé la canción Sultans of Swing, de Dire Straits.

Quizás fue la curiosidad lo que me mantuvo más de una hora sentado en la arena viéndolo ir de un lado a otro; como un niño chiquito observa a un perro por primera vez, así estaba yo con el kitesurfista. Cuando terminó le pregunté dos o tres boberías, como los precios, y me convencí de que yo jamás practicaría ese deporte.

Anuncios

Acerca de Javier Montenegro

Estudiante de periodismo
Esta entrada fue publicada en Crónica, Deporte, Fotografía, Fotorreportaje y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Volando sobre el mar

  1. vaya no es por na pero yo he montado kite, es genial, tan rico como lo viste y describes, lo que ciertamente todo muy caro, en total te sale en unos 500 cuc y no tienes ni remotamente el mejor equipo y probablemente de segunda mano, pero es riquisimo. no te creas tampoco que se puedan ir para miami en eso, mar adentro es muy dificil y un accidente en kite es peligrosisimo, conozco a un muchacho (de varadero tambien) que no lo ha montado mas porque no puede ni mover mucho los brazos por un accidente que tuvo.

  2. lo de miami lo dijo el socio, no yo.
    vdd que tu eres un tipo poderoso… a mi ni se me hubiera ocurrido que tú has montado eso, además de que también rompes el arquetipo de surfista, jajaja

  3. victor m sosa dijo:

    Por ser de Varadero este escrito me trae recuerdos y alegria, no practicaba kite sino windsurf, y en una tabla y una vela si se han ido algunos de Cuba a principio de los 90.

  4. Ño! No conozco a nadie que se haya ido así. Pero no lo dudo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s