Los hombres que miraban a la pantalla

The men who stare at goatsPara algunas personas la fe es aquello que Dios da a los hombres para poder entender a los sacerdotes. Para mí, es la necesidad de creer en algo, celestial o terrenal. Hay quien necesita aferrarse a la existencia de un ser superior para hacer más llevadera su vida y otros esperan cambios que parecen utópicos en nuestro mundo.

No es extraño encontrar personas que tienen fe en el mejoramiento humano, muchos sonríen con malicia al escucharlo y otros prefieren callar y no darse por aludidos. Aún así, valoro mucho a las personas que tienen esa fe: la necesidad de creer que los hombres (y mujeres) seremos más humanos algún día.

The men who stare at goats es una película que satiriza a un suceso real ocurrido en Estados Unidos: el ejército creó una brigada especial para entrenar soldados con poderes síquicos. Un periodista en horas bajas tiene la oportunidad de relacionarse con uno de estos hombres y de conocer la historia de este “Ejército de Nueva Tierra”. Pero detrás de esta historia hay un relato de fe, sobre las creencias que necesitamos para vivir. A medida que avanza la cinta, más me convencí de lo inverosímil del argumento, y a veces hasta dudé de la existencia de este ejército; pero ahí estaba Clooney luchando para hacerme creer que toda su historia era cierta y para convencerme de sus poderes síquicos. Hombres como él, guerreros Jedi, son necesarios en este mundo.

Creo que la película me gustó tanto porque The Book of Eli me había golpeado por esos mismos días, una suerte de aventura entre Zatoichi y Lara Croft, donde el primero va cortando cabezas en nombre de Dios y educando a la saqueadora de tumbas. Bastante absurda y egoísta en mi opinión, todo lo contrario de The men who… que en todo momento defiende a los luchadores utópicos y no la fe ciega en un poder celestial; me recordó el “I want to believe” de Mulder en los X-Files. Y es que todos los seremos humanos necesitamos aferrarnos algo, ya sean nuestros sueños, un Dios, una máxima, solo necesitamos creer, de eso trata el film de Grant Heslov.

Quizás muchos difieran de mi lectura, quizás para algunos solo sea una parodia, para otros una parodia sin gracia, pero ese es el encanto del cine y del arte, cada quien puede realizar su lectura y sacar de esta lo que considere necesario y útil para sí mismo.

“But i won’t stop. I won’t give up. Because when i look at what is happening in the world, I know that now, more than ever, we need to be all that we can be. Now, more than ever, we need a jedi”.

Anuncios

Acerca de Javier Montenegro

Estudiante de periodismo
Esta entrada fue publicada en Arte, Cine y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s